martes, marzo 09, 2010

Sonora

El otro día estaba yo mirando libros en la librería del palacio de Bellas Artes y me encontré con Sonora de Kurt Hollander.


Kurt Hollander es entre otras cosas un escritor de crónicas de viajes y este libro contiene sus impresiones sobre el mercado Sonora que es uno de los lugares más magufos de la ciudad de México. En comparación, lugares como el changarro del Brujo Mayor en Santa María La Ribera y el pasaje esotérico de Plaza Galerías son unos changarros piteros y sin chiste.

A continuación algo del material gráfico del libro (mis comentarios al pie de cada foto).

La mujer que quiera asegurarse la exclusividad de los quereres de su amante, le lava los tompiates, antes y después de coger con agua donde se diluyeron previamente estos polvos, y al pobre hombre no se le va a parar el pito con ninguna otra mujer.

Los efectos de este polvo como pueden ver consisten en que el amante se pone a lamer los tacones de su mujer. Ideal para fetichistas.

Para que vean que el sincretismo del mercado Sonora abarca hasta a Edvard Munch.

Este menjunge es muy bueno para evitar malidicencias pero no faltas de ortografía.

Como que me están dando ganas de encargar 15 costales para esparcir El Odiosismo.

Por que los jorobados son imbatibles a la hora de humillar.

Este aromatizante seguro es tan efectivo como Felipe Calderón el autoproclamado presidente del empleo.

Tenga ud mucho cuidado de no mezclarlo con el aceite entra pa' dentro.

Este libro es genial como catálogo de creencias jocosas. También es muy recomendable como guía de compra de material engañabobos cuando visiten el mercado Sonora.

3 comentarios :

Ego dijo...

El surrealismo de este nuestro querido peís nunca deja de sorprenderme. Gracias por esta pequeña muestra.

Antonio dijo...

Allá en mis lejanos tiempos de bloguero escéptico visité el mercado Juárez en Monterrey, y me dieron ganas de hacer una entrada de este tipo. Lo que detuvo fue ver a una señora como de 200 kilos vendiendo el "Slim fast". Si se atreve a eso debe ser capaz de lanzarme una maldición peor que los polvos de odio de la santa muerte.

Un Abrazo.

Kyuuketsuki dijo...

"Sal pa' fuera", jajajajajajaja, no mamar. Somos finos, me cae.