domingo, 30 de mayo de 2010

Adios ESAD

Actualización 19/Julio/2010: Este post provocó varios comentarios, unos pocos a favor y muchos en contra. Entre todos sólo hubo una pregunta lo suficientemente interesante como para dedicarle un post adicional. ¿Por qué digo que el OCW del MIT conviene más que la ESAD? Acá mi respuesta.

Post original

En septiembre pasado
me inscribí a la oferta de Educación Superior a Distancia (ESAD) de la SEP con el afán de cursar una licenciatura en matemáticas.

La demanda para estudiar una licenciatura abierta fue tal que, después de varios mails confusos de parte de la ESAD, los aspirantes nos enteramos de que superamos la capacidad de la SEP para educarnos a todos juntos por lo que habríamos de cursar el cuatrimestre propedéutico en dos grupos. El primer grupo comenzaría el propedéutico en octubre de 2009 y el segundo grupo haría lo mismo en enero de 2010.

A mí me tocó cursar en enero de 2010. El primer día de curso llegué de la chamba, prendí la computadora, ingresé al portal, tecleé mi matrícula y password y me dispusé a recibir educación superior a distancia.

Muchas veces durantes las siguientes 16 semanas hice lo mismo. Al cabo de las cuales decidí que la mentada educación superior que esperaba yo recibir me convenía ir a buscarla en otra parte.

Me explico.

El curso propedéutico de la ESAD consiste en cuatro materias: herramientas tecnológicas, comunicación escrita, estudio independiente y matemáticas básicas. Para cursarlas uno debe acceder al portal de la ESAD, leer en qué consisten las actividades semanales para cada materia, bajar los documentos correspondientes, estudiarlos, realizar cuestionarios en línea, escribir documentos y subirlos, participar en foros, comentar participaciones de los compañeros de curso y publicar posts en el blog asignado a uno.

En principio suena bien y si uds están considerando cursar alguna de las ofertas de la ESAD no quiero yo desanimarlos, al contrario. Sin embargo voy a mencionar la serie de defectos que le fuí hallando a mi experiencia cursando el cuatrimestre propedeútico y que culminó con mi decisión de aprender matemáticas en otro lado.

Lo primero que me decepcionó fue el contenido de la materia de matemáticas básicas. Teniendo en cuenta que la oferta de la ESAD como lo indica su nombre es de nivel superior (o universitario si leen estas líneas en español de otras latitudes) yo esperaba encontrarme con matemáticas preuniversitarias: álgebra, trigonometría, geometría análitica, cálculo. Pero no, en el propedéutico de la ESAD los temas de matemáticas más avanzados consistían en resolver ecuaciones de segundo grado. Como si estuviéramos en secundaria, pues.

Otro aspecto que me desanimó fue la materia de herramientas tecnológicas. Uno pensaría que si uno ya logró inscribirse en el portal de la ESAD no necesitaría que le enseñen de qué va internet. Pero los de la ESAD piensan distinto. Una vez superados los intringulis de búsquedas por internet lo que sigue es que a uno le enseñen a usar word y excel. Pffff. Hubo, no obstante una cosa interesante; mientras rellenaba con pantallazos un documento que evidenciara que sí soy capaz de usar el catálogo en línea de la biblioteca central de la UNAM
leí sobre los murales de la biblioteca.

Las materias en las que más me atrasé fueron las de estudio independiente y comunicación escrita. En la primera, la culminación de las 16 semanas consistía en elaborar un horario al que uno se comprometía a apegarse para concluir la carrera que hubiera elegido. En las semanas previas a esa hazaña de autoorganización (yo más bien la llamaría de autoengaño) había que leer sobre teorías magufas de programación neurolingüistica aplicadas al aprendizaje.

Por otro lado en comunicación escrita había que, adivinaron, escribir. Si bien escribir es algo que me cuadra, las tareas estaban dirigidas para gente que nunca había juntado más de dos párrafos para expresar una idea compleja, por lo que las actividades semanales las percibía como una pérdida de tiempo muy frustrante y por más que hacía no hallaba manera de considerarlas diferente.

Con todo, estaba yo dispuesto a pasar por la ordalía en la creencia de que al concluir el propedéutico y llegar a las materias de la carrera el contenido se compondría. Pero ocurrieron dos incidentes que me hicieron reconsiderar mi decisión de estudiar una licenciatura de matemáticas en la ESAD.

El primero fue el siguiente aviso que hace dos semanas ví en el portal, dirigido a los del primer grupo del propedeútico:



- ¿Cómo que un cuatrimestre de tronco básico? - dije. -¿Y en qué consiste?

Después de dar un click me enteré que después de soplarme el curso propedeútico no me esperaban las materias de la licenciatura en matemáticas como yo pensaba, sino que tendría que cursar un cuatrimestre de contexto socioeconómico de México, desarrollo humano, estadística básica y fundamentos de investigación del que nada habían comentado cuando comencé el proceso.

El segundo incidente que superó mi tolerancia a la tontería ocurrió en la semana 15 del propedeútico.

Después de resolver ejercicios de ecuaciones exponenciales y logarítmicas en la materia de matemáticas básicas leí el cierre a las actividades de la semana que decía así:

"Felicidades, has adquirido las habilidades para resolver ecuaciones exponenciales y algoritmicas..."

-¿Qué putas es esto de algorítmicas?

Después de reflexionar largo y tendido concluí que prefiero
aprender matemáticas con el material del OpenCourseWare del MIT que de unos fulanos que confunden logaritmos con algoritmos. Ni me molesté en ir al examen presencial.

Como dije antes, avezados lectores, no los quiero yo desanimar. Si van a cursar una carrera en la ESAD reciban mis felicitaciones. Pero sepan que para concluirla, además de echarle ganas van a necesitar dosis masivas de tolerancia (que en mi muy particular caso prefiero dedicar a otras cosas y no a los modos de la SEP).

pd1. Cuando estén cursando un cuatrimestre del ESAD les van a poner un facilitador del cual van a recibir retroalimentación. Del que a mí me tocó nomás recibí comentarios inútiles.

pd2. A lo largo de las 16 semanas de curso los problemas que tuve para acceder al portal fueron mínimos. El equipo computito detrás de la ESAD si está haciendo bien su chamba. Lástima que los encargados del contenido del curso propedéutico, no.
Publicar un comentario