miércoles, junio 02, 2010

Me equivoqué

Hace unas horas ví la siguiente nota:

(Click en la imagen para leer la nota completa)

Imaginarme a charlatanes como Antonio Vazquez Alba, Giovanita, Amira, Jaime Maussan, Carlos Trejo, a los productores de Extranormal y a varios de su calaña metidos en la cárcel por charlatanes admito que me hizo el día y tuiteé con entusiasmo rebuznante que me cuadraba la medida.

Me equivoqué.

Después de un rato de visualizar zambutidos en el bote a astrólogos, homeópatas, médicos dizquecuánticos, ovnilocos, instructores de levitación, vendedores de El Secreto, terapeutas que reconcilian a su cliente con su ángel guardián, seudopsicólogos que ante cualquier berrinche infantil diagnostican "este es un niño índigo", autodenominados masajeadores reiki y al resto de la caterva de engañabobos que se seban ya de la desesperación o ya del nulo escepticismo de sus víctimas, recordé algo que escribí hace casi cinco años en este blog pitero.

En noviembre de 2005, después de comentar sobre otra nota que había leído en la que un senador proponía una regulación de los anuncios de psiquicos, adivinos y curanderos consistente en que estos se transmitieran en horarios clasificados para adultos (como si ser adulto fuera condición suficiente de inmunidad contra la tontería), escribí el siguiente párrafo:

[No] me late que funcione una propuesta basada en el supuesto de que el público mexicano es pendejo y se debe de cuidar como a un idiota al que hay que alejarlo de lo "malo" para que no se haga daño. Me apresuro a aclarar que no abogo por una exposición a experiencias nocivas como método pedagógico. Sin embargo, en este caso particular, creo que es más efectivo educar que censurar. Si tanto preocupa que los impactos publicitarios de los charlatanes sean "recibidos por niños y jóvenes que incorporan la adivinación, el esoterismo y la magia como elementos de éxito" se debería incorporar, a su vez, en los esquemas básicos de educación, más material que promueva el pensamiento crítico y escéptico. Y hacer más énfasis en una adecuada aplicación del método científico como medio de distinguir lo que es cierto de lo que no. Eventualmente, los charlatanes desaparecerían por falta de clientela.
A casi cinco años de haberlo escrito, aunque se interprete como autocomplaciente, sigo pensando que tengo razón: considero que es mejor estar en un país donde los charlatanes hayan desaparecido por falta de clientes crédulos a estar en un país en donde a los charlatanes se les tiene que meter a la cárcel por que sus clientes crédulos no han sido capaces de dejar de serlo.

Después de todo la credulidad imbécil y turulata es una condición mental que no tiene porque ser permanente.

7 comentarios :

Vagancianet dijo...

Pues si es un tanto inútil si consideramos que por cada uno que encierren habrá dos o más que ocupen su lugar.

Triste en realidad.

Antonio dijo...

Lo que justifica una medida así es que la legalidad se confunde con la legitimidad.

Pero estoy de acuerdo contigo. Ahora los charlatanes se van a declarar víctimas censuradas y perseguidas por sepa el FSM que oscuros intereses de los políticos.

Un Abrazo.

Kalepsheel dijo...

Parcialmente de acuerdo, es necesario eliminar la credulidad pero tambien es cierto que cometen fraude y eso debe ser castigado (asi como tantos negocios multinivel) y si por sus brebajes se les muere un cliente con más razón deben ir a la cárcel.

Antonio dijo...

Me atrevo a predecir el futuro: ¿Cuantos brujos, charlatanes, vendeores de estampitas, predicadores, yerberos, videntes, similares y conexos van a pisar la carcel? ¿cuantos van a cambiar de rubro? ¿cuantos productos medicuchos van a dejar de anunciarse en tv en horario prime time time o AAA como dicen?: Ninguno. Como comentario al margen: en México lindo y querido tenemos, según los expertos, uno de los mejores conjuntos de leyes a nivel mundial, el problema es que simplemente no se cumplen o mas bien: si no se hace no hay ninguna consecuencia. Seamos sinceros.

Anónimo dijo...

vive y deja morir charlatán!

Señor Malafacha dijo...

"es más efectivo educar que censurar"

Todo se resume en esto.

ktamares dijo...

de acuerdo con la educación... imagina que harán los charlatanes que son aquellos que te sacan la lana por ignorante,cuando nos demos cuenta que es nuestra responsabilidad dejar de ser ignorantes (y no de un grupo de gente con poder que además de ignorantes son estúpidos) y comencemos a educarnos.