martes, julio 27, 2010

¿Las mujeres son más crédulas que los hombres? Depende

Hace unos días leí un tuit de alguien que planteaba la pregunta del título.

Su planteamiento estaba basado en una experiencia personal. Se me escapan los detalles pero decía que había visto una magufería cuyas asistentes eran en su mayoría mujeres. De ahí proponía entonces que las mujeres son más crédulas que los hombres. Lo que es un non-sequitur.

Yo, en seguida recordé mis experiencias yendo a pitorrearme de los crédulos de dos ExpoSer y tomando fotos en la sección para engañabobos de El Sótano. No me puse yo a contar vaginas y pitos, ni en las ExpoSer ni en la sección magufa de El Sótano, sin embargo no percibí que hubiera muchas más de unas que de otros.

Para despejar las dudas de que ese fuera un error de percepción me puse a googlear para hallar evidencias que vincularan credulidad y género. Al principio sólo encontré algunas opiniones que me parecieron basadas más en feminismo que en evidencias.

Busqué en el material de la Skeptical Inquirer y encontré que en la sesión de preguntas y respuestas de la famosa plática de Carl Sagan "Asombro y escepticismo" de Junio de 1994, en el marco de una serie de conferencias organizadas por CSICOP (ahora CSI), se aborda el tema. A continuación traduzco un fragmento de esa sesión.


Pregunta: [Dr Sagan]... ha expresado que es estimulante la presencia de personas de varias edades en esta audiencia. Me pregunto si podría comentar sobre la falta de diversidad racial en la audiencia y las impilicaciones para la educación científica en general.

Sagan: También podríamos preguntarnos cómo es que de las primeras 10 o 12 preguntas, sólo una fuera hecha por una mujer en una audiencia en donde las mujeres están mucho más representadas. Esas son preguntas difíciles de responder y no afirmo poseer todas las respuestas, excepto para decir que no conozco evidencia de que las mujeres, y lo que en Estados Unidos llamamos minorías raciales, no sean tan competentes como cualquiera haciendo ciencia. Tiene que ver, creo, completamente, o casi por completo, con las predisposiciones y prejuicios del sistema educacional y la manera en la que nuestra sociedad entrena a la gente. No creo que haya nada más allá de eso. Las mujeres, por ejemplo, a quienes les dicen que son muy estúpidas para hacer ciencia, que la ciencia no es para ellas, que la ciencia es asunto de hombres, se decepcionan. Y las mujeres, que a pesar de eso, tratan de hacer una carrera científica, encuentran tanta hostilidad de su profesor de matemáticas de preparatoria -"¿Qué haces en mi clase?"- como en un alto porcentaje de sus clases de ciencia, lo mismo que exclusión de la estridente cultura masculina. Esas son poderosas presiones sociales para dejar de incursionar en ciencia. Escribí una novela una vez, Contacto, donde traté de describir lo que una mujer dedicada a la ciencia tiene que enfrentar, que los hombres no, para concluir una carrera científica.
Eso fue en 1994. Seguro en década y media alguien más ha estudiado el tema, pensé.

Algunos clicks en google maś tarde, dí con este estudio reciente de Mats Lundström y Anders Jakobsson, de la Universidad de Malmö en Suecia, del que me traigo un fragmento:


Diferencias de género e ideas pseudocientíficas

La discusión, hasta ahora, indica una divergencia respecto a las maneras en que el nivel de educación está relacionado con las ideas pseudocientíficas en estudiantes. Los resultados y conclusiones de las investigaciones sobre cómo se relacionan las ideas pseudocientíficas y el género también difieren. En un estudio de Preece y Baxter (2000), las mujeres, mucho más que los varones, revelaron dar crédito a conceptos pseudocientíficos y paranormales, como curación por cristales, astrología y fantasmas. Con una excepción; los hombres tendían a aceptar más la idea de que extraterrestres visitaran la Tierra. Los resultados de Preece y Baxter son, hasta cierto grado, una confirmación de un estudio previo de McLeish (1984), en el que describe diferencias significativas de geńero e ideas supersticiosas. De forma similar, el análisis de Sjödin (1995) revela diferencias de género entre estudiantes, por ejemplo, las mujeres expresaron mayor confianza en fenómenos ocultos, astrología y reencarnación. Y, como en el estudio de Preece y Baxter (2000), los hombres, mucho más que las mujeres, parecen creer en la existencia de OVNIs. Pettersen (2007) demuestra que las estudiantes de ciencias de la salud, son más abiertas a tratamientos de medicina alternativa que sus compañeros varones. Preece y Baxter (2000) discuten explicaciones posibles para la existencia de estas diferencias de género y argumentan que se podrían deber a la influencia de revistas dirigidas a mujeres. Como explicación general, los investigadores se refieren a una combinación de factores sociales y culturales.

Sin embargo, otros estudios concluyen que no hay diferencias de género respecto al grado en que hombres y mujeres expresan su aceptación o fe en fenómenos paranormales. Por ejemplo, un estudio de Johnson y Pigliucci (2004) comparó ideas pseudocientíficas de hombres y mujeres y no encontró diferencias aparentes. No obstante, este estudio también contiene temas en los que mujeres y hombres tienen niveles divergentes de convicción. Los hombres comunicaron una pronunciada aceptación a la existencia del monstruo del Lago Ness, en tanto que las mujeres estaban más listas a aceptar que los animales pueden percibir a los fantasmas. Respecto al crédito respecto a la curación con imanes, telepatía y vudú, los investigadores no encontraron diferencias notables. Los autores argumentan que el contenido es decisivo cuando se discuten diferencias de género y creencias en fenómenos paranormales. En el mismo tenor, Wiseman y Watt (2004) concluyen que hombres y mujeres aparentemente son supersticiosos en diferentes grados, dependiendo de en qué área paranormal se les cuestione. Estas afirmaciones son apoyadas por Shermer (2003) que argumenta que no hay diferencia de género en el poder de creer, sólo en los temas paranormales en que los sujetos elijan creer.
Conclusión: quizá la gente con vagina no sea ni más ni menos escéptica que la gente que no la tiene. Lo que sí hay que tomar en cuenta es que hay maguferías con más crédulos que crédulas y viceversa.

pd: El estudio de
Lundström y Jakobsson, también concluye: los resultados implican una necesidad para mejorar el pensamiento crítico y el desarrollo de la comprensión de la naturaleza de la ciencia.

7 comentarios :

Djini Domina Venti dijo...

Ok. Me gustó mucho el post...aunque si te pones a observar a ojo de buen cubero, sí parece que las mujeres están más predispuestas a creer en cuestiones paranormales, yo no sé...trabajo en un museo que es una casa muy antigua y todo el mundo dice que hay fantasmas pero a mí nunca se me ha aparecido nada...y me he quedado solita hasta casi media noche...y los que dicen que sí hay, los que los han visto, según son hombres, así que no sé.

D dijo...

Y fuera de cualquier opinión externa de estadisticas y estudios...Tu que crees?

Todos somos crédulos en lo que nos conviene creer, yo soy una incrédula mientras no me convenga...jaja

Saludos!

Ribozyme dijo...

Las mujeres son más espirituales...

No, ya dejando las mamadas a un lado ¿de qué tipo será la causa de dicha diferencia, estructura cerebral, educativa-social, o una combinación de ambas? Digo, por ejemplo en nuestra sociedad son las mujeres las que son rezanderas y van a misa (lo he visto, en mis tiempos en que anduve perdido y me daba por ir a la iglesia).

Pereque dijo...

Yo me iría por la hipótesis social de que varones y mujeres adoptan las pseudociencias más compatibles con los valores psicológicos y sociales "propios" de varones y mujeres.

Después de todo, la inmensa mayoría de los sacerdotes de todas las religiones, y me parece que una mayoría de sanadores, brujos y pseudocientíficos que en general tienen posiciones de autoridad en el mundo alti-magufo son de cromosoma Y, que es justo lo que ocurre en la sociedad en general. (Cedo los derechos del proyecto a quien los quiera.)

¡Saludos!

controlzape dijo...

Y fuera de cualquier opinión externa de estadisticas y estudios...Tu que crees?

La credulidad no tiene género.

Eso es lo que creo. Ahora sé que quizá sea así pero que los productos paranormales pueden tenerlo.

¿de qué tipo será la causa de dicha diferencia, estructura cerebral, educativa-social, o una combinación de ambas?

Entre las páginas que navegué que abordaban el tema, creo haber leído en un foro una participación que proponía que tenía que ver con las maneras distintas de resolución de problemas que hay en ambos géneros. El rollo ese de que los hombres confrontan y las mujeres concilian y etcétera.

No obstante, como dice Pereque, el clero de todas las religiones está compuesto por hombres. Yo añadiría que los autores originales de la mayoría de los dislates de los que me pitorreo en el blog son hombres (no digo que no me pitorree de chavas, digo que me pitorreo más de hombres).

Antonio dijo...

y los homosexuales? Una lesbiana creera en la misma supercheria que un hombre Heterosexual o un hombre homosexual creera en lo mismo que una mujer hetero o viceversa? y eso que podría significar en terminos de genero? yo nomas pregunto

Rochy dijo...

Me pareció interesante la hipótesis de los investigadores, sobre las "revistas". Despues de todo la ciencia ficcion es, ligeramente, mas dirigida a los hombres. Por otro lado, las mujeres que somos las "futuras amas de casa" o las que vamos a cuidar a los hijos cuando se enfermen, se nos dan mas "consejos de la abuelita" relacionados con la salud (y de ahi se nos enseña a creer mas en las medicinas "naturales" o alternativas) -y peor aun, la profesion medica estuvo mucho tiempo cerrada a las mujeres. No me imagino lo que le hubieran hecho a una mujer estudiando un cadaver en el siglo XVI o XVII. Por otro lado, creencias que no relacionamos mucho con nuestra cultura (como el vudú) tienen el mismo numero de seguidores.
Para mi es muy claro que estos sesgos de genero tienen un gran factor cultural, y no son tanto cosas "ensambladas" en el cerebro (investigaciones similares comparando diversos paises, quizá indicarían lo mismo, la gente en China quiza es mas credula de los numeros magicos, mientras en Mx le rezamos mas a los santos).