lunes, diciembre 20, 2010

Un mensaje de Ricky Gervais para estas fechas de amor y paz

Ricky Gervais es un señor inglés muy chistoso. Digo chistoso en el sentido de que parte de su chamba consiste en hacer chistes y pararse ante una audiencia para decirlos. Actividad que hace con éxito.

Es miembro honorario, desde 2008, de la National Secular Society, una organización británica que promueve, entre otras cosas, la separación de la iglesia y el estado y que sostiene que nadie debería tener ventajas o desventajas por su religión o falta de ella.

Pues bien, Ricky Gervais recientemente escribió un mensaje para estas celebraciones de fin de año y que a continuación traduzco, aunque no esté yo de acuerdo con todo lo que dice -pero sí con la mayoría-, porque me da la gana. El énfasis en negritas es mío.

¿Por qué no crees en Dios? Es una pregunta que me hacen todo el tiempo. Siempre procuro dar una respuesta sensible y razonada. Lo que usualmente es incómodo, quita tiempo y no lleva a algún lado. La gente que cree en Dios no necesita pruebas de su existencia, y de ninguna manera esperan pruebas de lo contrario. Son felices con su creencia. Hasta dicen cosas como "es cierto para mí" y "es por fe". Yo insisto en proporcionar una respuesta lógica porque prefiero ser honesto en vez de condescendiente y grosero. Es irónico, entonces, que el revire "yo no creo en Dios porque no hay, absolutamente, evidencia científica de su existencia y por lo que he oído la misma definición de Dios es una imposibilidad lógica en el universo conocido" se perciba como condescendiente y grosero.

La arrogancia es otra acusación, que me parece particularmente injusta. La ciencia busca la verdad. Y no discrimina. Para bien o para mal, averigua cosas. Basa sus conclusiones y creencias en evidencia sólida -evidencia que es constantemente actualizada-. No se ofende cuando nuevos hechos aparecen. No sostiene prácticas medievales sólo por que son tradición. Si lo hiciera, tú no podrías inyectarte penicilina y te pondrías una sanguijuela debajo de los calzones y rezarías. Sin importar lo que creas, eso no será tan efectivo como la medicina. Otra vez, puedes decir "funciona para mí", pero también lo hacen los placebos. Mi punto aquí es que estoy diciendo que Dios no existe. No que la fe no exista. Sé que la fe existe. Lo veo todo el tiempo. Pero creer en algo no significa que sea cierto. Tener esperanzas en que algo sea cierto no lo hace cierto. La existencia de Dios no es algo subjetivo. O existe, o no. No es un tema de opinión. Puedes tener tus propias opiniones, claro. Pero no puedes tener tus propios hechos.

¿Que por qué no creo en Dios? No, no, no. ¿Por qué crees TÚ en Dios? Seguramente la carga de la prueba está en el creyente. Tú comenzaste esto. Si me planto frente a tí diciendo "¿por qué no crees que pueda yo volar?" tu dírias, "¿por qué debo creerlo?" Yo replicaría "porque es cuestión de fe." Si entonces, digo "prueba que yo no puedo volar. A ver, a ver a ver ¿a que no puedes probarlo?" probablemente te vayas, llames a seguridad o me tires por la ventana gritando "vuela con una chingada, lunático".

Como ateo, no veo nada "malo" en creer en un dios. No creo que haya un dios, pero creer en él no hace ningún daño. Si te ayuda en alguna forma, entonces está bien. Pero cuando la creencia comienza a infringir los derechos de otras personas, entonces sí me preocupo. Nunca negaría tu derecho a creer en dios. Sólo que preferiría que no mataras gente que cree en un dios distinto. O que apedrearas hasta la muerte a alguien porque tu libro de reglas dice que la sexualidad es inmoral. Es raro que alguien que crea en un fulano todopoderoso y omnisciente, responsable de todo lo que ocurre, también quiera juzgar y castigar a la gente por lo que son. Según entiendo, el peor tipo de persona que puedes ser es un ateo. Los primeros cuatro mandamientos machacan bien ese punto. Hay un dios y ese soy yo. No hay otro. Tú no eres tan bueno y que no se te vaya a olvidar (No matar a alguien se menciona hasta el número 6).

Ante alguien al que desagrada mi falta de fe religiosa digo: "es la forma en la que Dios me hizo".

La definición de Dios en el diccionario dice "creador y vigilante supernatural del universo." La definición incluye a todas las deidades, diosas y seres superanaturales. Desde el comienzo de la historia, que se define a partir de la invención de la escritura por los sumerios hace 6000 años, los historiadores han catalogado más de 3700 seres sobrenaturales, de las cuales 2870 se pueden considerar como deidades.

Por lo tanto, la próxima vez que alguien venga a decirme que cree en Dios, yo diré "¿En cuál? Si dicen "Sólo Dios. Sólo creo en el único Dios". Diré que son casi tan ateos como yo, pues yo no creo en 2870 dioses y ellos no creen en 2869.

Solía creer en Dios. Es decir, en el que creen los cristianos.

Me encantaba Jesús. Era mi héroe. Más que las estrellas de rock. Más que los futbolistas. Más que Dios. Dios era por definición omnipotente y perfecto. Jesús era un hombre. Había sido tentado y había vencido al pecado. Tenia integridad y coraje. Pero era mi héroe porque era amable. Era amable con todo mundo. No cedía a la presión de sus compañeros, ni a la tiranía, ni a la crueldad. No le importaba quién eras. Te amaba. Qué tipo. Quería ser como él.

Un día, cuando tenía 8 años, hacía un dibujo de la crucifixión como tarea de Estudios de la Biblia. Me gustaba dibujar. Y la naturaleza. Me gustaba la manera en la quel Dios había hecho a los animales. Eran perfectos e incondicionalmente hermosos. Era un mundo asombroso.

Vívía en una casa pobre, de clase trabajadora, en una mancha urbana llamada Reading, a 64 kms al oeste de Londres. Mi padre era obrero y mi madre era ama de casa. Nunca me dió verguenza la pobreza. Todos los que conocía, estaban en la misma situación, y tenía todo lo que necesitaba. La escuela era gratis. Mi ropa era barata y siempre estaba limpia y planchada. Y mamá siempre estaba cocinando. Estaba cocinando el día que dibujaba yo la cruz.

Estaba sentado en la mesa de la cocina cuando mi hermano llegó a casa. Tenía 11 años más que yo, así que en ese entonces él tendría 19. Era la persona más lista que conocía, pero era demasiado descarado. Reviraba y se metía en problemas. Yo era un niño bueno. Iba a la iglesia y creía en Dios -un alivio para una madre de clase trabajadora. Verán, creciendo donde lo hice, las mamás no abrigaban muchas esperanzas de que sus hijos fueran doctores, se daban por bien servidas si sus hijos no terminaban en la cárcel. Así que bienvenida toda creencia en Dios, si eso mantenía a los hijos bien portados y obedeciendo las leyes. Es un sistema perfecto, bueno casi: el 75% de los americanos son cristianos temerosos de Dios y el 75% por ciento de las cárceles consiste en buenos cristianos. 10% de los americanos son ateos y 0.2% de los prisioneros son ateos.

Como sea, ahí estaba yo, dibujando muy quitado de la pena a mi heroe cuando mi hermano mayor, Bob, preguntó: "¿porqué crees en Dios?" Así de simple. Mi mamá cayó en pánico. "Bob" dijo en un tono que yo sabía que significaba "cállate". ¿Por qué era mala cosa preguntar? Si había un Dios y mi fe era fuerte, no importaba lo que la gente dijera.

... esperen. No hay un Dios. Él lo sabía y ella también. Era tan simple como eso. Comencé a pensar y a hacer más preguntas al respecto, y al cabo de una hora, ya era ateo.

¿Quihubo? No hay Dios. Si mamá me había mentido sobre Dios ¿también me habría mentido sobre Santa? Si, por supuesto ¿pero a quién le importa? Los regalos seguían llegando. Y lo mismo los regalos de mi recién encontrado ateismo. Los regalos de la verdad, ciencia, naturaleza. La belleza real del mundo. Aprendí de evolución -una teoría tan simple que sólo a los grandes genios ingleses se les pudo haber ocurrido. La evolución de plantas, animales y nosotros -incluyendo a la imaginación, al libre albedrío, el amor y el humor. No necesitaba una razón para mi existencia, sólo una razón para vivir. Y la imaginación, el libre albedrío, el amor, el humor, la diversión, la música, los deportes, la cerveza y la pizza era todas buenas y suficientes razones para vivir.

Pero vivir una vida honesta, para eso, se necesita la verdad. Esa fue la otra cosa que aprendí ese día, que la verdad por más incómoda que fuera, al final te conduce a la liberación y a la dignidad.

Por lo tanto, ¿que significa la pregunta "¿por qué no crees en Dios?" realmente. Creo que cuando alguien hace esa pregunta, en realidad están cuestionando su propia creencia. Como si dijeran "¿qué te hace tan especial?" "¿cómo es que no te lavaron el cerebro con al resto de nosotros?" "¿cómo te atreves a decir que soy tonto y que no voy a ir al cielo?" Seamos honestos, un creyente en Dios es una persona para ser considerada extraña. Pero, debido a que es una creencia tan popular es aceptada. ¿Y por qué es una creencia popular?" Porque tiene una proposición atractiva: cree en mí y vive para siempre.

"Haz a otros lo que te gustaría que te hicieran" es una buena regla de dedo. El perdón es probablemente la virtud más grande que hay. Pero es exactamente eso. Una virtud. No sólo una virtud cristiana. Nadie tiene el monopolio de la bondad. Soy bueno. Sólo que no creo que eso me vaya a recompensar después de que me muera. Mi recompensa está aquí y ahora. Consiste en saber que procuro hacer lo que es correcto. Que vivo una buena vida. Y es ahí donde la religión pierde. Cuando llega en forma de un garrote para moler a palos a la gente diciendo "haz esto o aqullo o arderás en el infierno".

No vas a arder en el infierno. Pero se buena persona de todas formas.
Modifiqué el texto durante la traducción. Gervais hace una distinción entre espiritualidad y religión que por más que releí no entendí y que por eso omití. De cualquier manera -sobre todo en las partes que enfaticé- estoy de acuerdo con él. Parafraseando a PZ Myers que escribe en su blog (donde me enteré del texto de Gervais) la última frase está como para llevarla puesta en playeras.

6 comentarios :

Nostromo dijo...

Héctor, te agradezco la traducción y la liga al original.

Antonio dijo...

" la última frase está como para llevarla puesta en playeras."

O para colocarla en los anuncios de los ateobuses.

Un abrazo.

Carlos Angeles dijo...

Buenisimo!! Para pegarlo afuera de las iglesias!! A ver si entienden que sus intento de evangelizar a un ateo son molestos.

Argénida Romero dijo...

Sin desperdicios. Gracias.

seigi ac dijo...

Excelente post como siempre. Y sobre lo que mencionas que no supiste como traducir:

This, is of course a spirituality issue, religion is a different matter.

¿Te refieres a eso?

No sé exactamente cual sea la duda, pero desde mi punto de vista, creo que está hablando sobre el párrafo anterior con "This", la parte sobre probar que uno no puede volar, que en general no es una cuestión estrictamete religiosa.

De cualquier modo la traducción es muy muy buena para mi gusto.

salu2

Bruxcat dijo...

¡GENIAL! Gracias por tomarte el tiempo para traducirlo