martes, noviembre 29, 2011

La ridícula defensa de Felipe Calderón

Hoy por la mañana antes de ir a la chamba, oía en el noticiero de Carmen Aristegui (la opción menospeor para oir noticias en radio en el D.F. por la mañana) el debate entre Netzai Sandoval y Gerardo Laviaga.

Netzai Sandoval, explico por si han estado viviendo del otro lado de la Luna, es el abogado autor de la petición de juicio en la Corte Penal Internacional a Felipe Calderón et al que mencionábamos en el post de ayer y que junto con dos decenas de miles de personas firmé.

Gerardo Laveaga, por otro lado, es uno de los asesores de la Presidencia en este caso, y si procediera el juicio quizá tuviera algún protagónico en la defensa. También es director del INACIPE, Instituto Nacional de Ciencias Penales, que a su vez es el thinktank encargado de proporcionar marco jurídico a la estrategia sin pies ni cabeza del gobierno de Felipe Calderón contra la delincuencia organizada.

En el debate (aquí va de nuevo la liga para que lo oigan) se pueden apreciar algunos puntos que ponen de manifiesto que los que se oponen a la petición de juicio a Felipe Calderón y cia ni siquiera saben de qué trata la acusación.

1) Gerardo Laveaga menciona las razones por las que la Corte Penal Internacional puede enjuiciar a alguien. Una de esas razones es el genocidio y menciona lo absurdo que es acusar al gobierno actual de perpetrarlo. En eso tiene razón el abogado Laveaga, tanto como si dijera que el cielo es azul y que el agua moja, porque está hablando de un hecho autoevidente que ni siquiera tiene sentido en la discusión por la sencilla razón de que no es de genocidio de lo que se le acusa al gobierno de Felipe Calderón. Como tampoco se le acusa de que el cielo sea del color que es o de que el agua moje.

2) Hay otras razones además del genocidio para involucrar a la Corte Penal Internacional y una de ellas consiste en crímenes de lesa humanidad. El abogado Labiaba Laveaga menciona lo que es un crimen de lesa humanidad pero se queda corto definiéndolo en el debate, no sé si adrede o por ignorancia. Y al hacerlo incurre en lo mismo que se le acusa a su patrón Felipe Calderón: en cagotiarla por omisión.

Varios de los que firmamos la petición lo hicimos sin saber si fue Felipe Calderón y sus comparsas en la debacle de la seguridad nacional, Genaro García Luna, Guillermo Galván Galván, Francisco Saynez Mendoza, etc, los que ordenaron directamente los centenares de violaciones a derechos humanos que están documentadas en el sitio de la Comisión Nacional de Derechos Humanos. Aquí nomás muestro una lista de recomendaciones de la CNDH dirigidas a la PGR, a al SSP, a la SEDENA y a la SEMAR durante los años del sexenio de Felipe Calderón para que se den una idea de la magnitud del problema.


Ahora bien, lo que sí sabemos los firmantes es que los acusados en la petición son responsables de haber omitido establecer mecanismos y protocolos para que estas violaciones no ocurrieran. Más aún, continúan omitiéndolos. De eso se les acusa. Un crimen de lesa humanidad, un ataque sistemático contra la población de un país, también se puede dar por omisión.

O por credulidad al grado de la idiotez, como ocurre con el uso de detectores "moleculares" fraudulentos, que no son más que varillas zahorí apantallapendejos con las que las instituciones mencionadas señalan culpables de narcotráfico o portación de armas.

El titular de la Secretaría de Trabajo, Javier Lozano, escribía ayer en un arranque de lamehuevismo deplorable que él junto con otros despistados son "mexicanos de buena fe que" saben y confian "en que [el gobierno federal] está actuando con la firmeza, la legalidad y la institucionalidad" y etcétera.

Lo malo es que en su artículo chafita, el Secretario del Trabajo (que no se ha destacado por hacer muy bien el suyo) omite, al igual que los revires de Laviaga, explicar cómo es que se han atendido las cuatrociento y pico de las recomendaciones de la CNDH listadas arriba.

Misma omisión para explicar por qué reatas las instituciones del Gobierno Federal buscan armas y drogas con una varilla inútil de charlatán.

pd. No sé me escapa el hecho de que el Gobierno de Felipe Calderón en su comunicado, que el abogado Laviaga minimiza, se ha autonombrado custodio del honor nacional. Que no mame. Esos mensos ya están peor que el Vaticano autonombrado guardián de la moral cristiana.

No hay comentarios. :