miércoles, julio 27, 2011

Metatextos, el rescate

Hace unos días estaba yo con ganas de leer mis textos menos chafas de mi paso por Metatextos y me encontré que en metatextos.com ya no hay líneas de blogueros hispanoparlantes sino un anuncio, en ruso, que ofrece sepaquéchingados (espero que sean bats con clavos para ablandar focas bebé).

No me cuadra no poderlos leer a mis ejercicios metatexteros, por lo tanto, exponiéndome a sufrir una embolia he decidido sentarme a reproducir los que me divirtió más pergeñar, para ponerlos aquí en mi blog, disponibles hasta el fin de los tiempos.

Ahí van, mutatis mutandis



Pozole

Hacía pocas horas que la zombificación había comenzado. Padre e hijo están resguardados en el sótano de su casa, a salvo de las hordas de zombies que merodean en la calle.

- Oye papá, ¿mamá va a estar bien?

- No lo sé, pero si intenta entrar por esa puerta para mordisquearnos junto con sus amigas de la vela perpetua, les voy a tener que volar la cabeza, hijo.

El niño se echa a llorar. Su papá no sabe como consolarlo. Alguien sacude la puerta del sótano. El papá echa mano a la escopeta y apunta a la puerta. Le dice a su hijo que se calle. Al cabo de un rato las sacudidas cesan.

El niño, entre gimoteos pregunta a su papá:

- ¿Por qué se pusieron mamá y sus amigas enfermas?

- Nadie lo tiene claro. La última vez que oí la radio le atribuían este desastre al polvo del cometa de la otra noche. ¿Te acuerdas que salimos todos a mirar cuando anunciaron que la Tierra pasaría por la cauda del Halley?

- ¿Y eso puso enferma a mamá y a todas las mujeres?

- No hay quien lo sepa con seguridad. Tampoco se sabe si esto vaya ser para siempre o sólo dure un tiempo.

- ¿Y si dura para siempre? ¿Qué va a pasar?

- Prevaleceremos. Sólo se perderían la costumbre de andar con las camisas planchadas y algunas recetas de pozole.

La liga revolucionaria

(Este ejercicio estuvo inspirado en La Liga de Caballeros Extraordinarios de Alan Moore. La encomienda consistía en usar personajes de literatura nacional. Yo usé a Guadalupe Arroyo de Los relámpagos de agosto de Ibargüengoitia, a Demetrio Macías de Los de abajo de Azuela y al Ambrose Bierce de Gringo viejo de Fuentes. Al final hay un cameo de un par de personajes de Traven.)

Demetrio Macías dirigió, metido en su tanque, el ataque al flanco oriente del Tepeyac. Tan pronto comenzó a subir por el cerro recibió una andanada ofensiva.

- Pinches guadalupanos, están más armados que nosotros - dijo Demetrio por radio. Recibió por respuesta pura estática y echó diez mentadas mientras su tanque avanzaba con muchos trabajos abriéndose paso entre las líneas enemigas.

A mitad del camino una explosión sacudió su tanque y se dio cuenta que ya no podía avanzar. Creía que hasta ahí había llegado cuando oyó por la radio la voz de su compadre.

- Aguanta, ya llegué. Yo te empujo y con tu torreta dispara a todo lo que se mueva. Nomás faltan media centena de metros.

- Pinche Lupe ¿pues dónde andabas, canijo?

- Yéndome a confesar por lo que vamos a hacer.

Juntos Lupe Arroyo y Demetrio Macías llegaron a la cima del cerro. El bunker, inexpugnable, se alzaba ante ellos.

- ¿Listo? - dijo Lupe Arroyo.

- No, pero si no lo hacemos ahora, ya no lo hicimos nunca.

Demetrio Macías y Lupe Arroyo se apearon de sus tanques. Aún los acompañaba una veintena de sus hombres. Las defensas del cerro habían sido abatidas pero sabían que no tenían ninguna posibilidad contra las que estaban dentro del bunker.

Como habían pactado dejaron las armas en el suelo y se acercaron a la entrada del bunker. La puerta se abrió y salió una mujer joven, rodeada por una escolta de dos docenas de sus fieles.

- ¿Por qué matan a mis seguidores? - preguntó la virgen.

Lupe Arroyo le susurró a Demetrio: háblale tú, a mí me da miedo esta vieja.

Demetrio miró su reloj, luego al cielo y dijo: No hay necesidad. El gringo, como siempre, es puntual.

Una sombra cayó sobre el grupo. La virgen también alzó la mirada y vió como un biplano caía en picada sobre ellos. Reconoció al piloto y alcanzó a decir Ambrose antes de que el avión se estrellara sobre el grupo con una gran explosión.

La bola de fuego la contemplaron dos hombres con binoculares desde otro cerro en Chapultepec.

- Hasta ahí llegó esa grandísima puta - dijo uno.

- ¿Y si no?

- Pues los revives, Macario, para que la ataquen de nuevo.

El regalo

Cuando comenzaron a celebrarle su centenario de vida, el viejo pensó que la celebración sería aburrida como las que había tenido que tolerar los últimos 50 años. Puro ruido, lameculismo y ditirambos.

- Tengo un regalo para ti - le dijo en un aparte, el único nieto que tenía al que no consideraba un idiota. - Está afuera, detrás de la casa grande.

El viejo salió rodando en su silla de ruedas de la carpa puesta para la celebración. Cuando llegó a donde le había indicado su nieto se quedó boquiabierto. Un cohete se alzaba detrás de la mansión, listo para despegar.

- Tu regalo te lo doy cuando estemos en órbita - dijo su nieto mientras empujaba la silla de ruedas del viejo por la rampa de abordaje del cohete.

Después de unos minutos despegaron, convirtiendo en ceniza a todos los asistentes al cumpleaños centenario del viejo.

Una vez en órbita el nieto le obsequió su regalo al viejo. Era una caja que cabía en la palma de su mano. En su interior había un ingenio electrónico que consistía en un botón y un montón de cables y soldadura.

- Ten, abuelo -dijo el nieto. - Con esto dejarás limpio el planeta.

El viejo presionó el botón y se asomó a la mirilla para ver la Tierra. Después de unos momentos, esta empezó a perder color.

- La atmósfera está yéndose al espacio. Los océanos hierven – le explicó su nieto. Pasándole el telescopio.

El viejo miró por el telescopio. Contempló cómo la gente se asfixiaba mientras el sol la freía. Al cabo de unas pocas horas la Tierra era un páramo gris seguida de una hermosa cola de millones de kilómetros de atmósfera disipándose en el espacio.

Conmovido, el viejo abrazó a su nieto. Nunca le habían regalado un cometa.
Hubo un cuarto texto que no reproduzco aquí pues no me latió mucho. Pero lo menciono porque lo que sí me gustó fue el protagonista. Lo bauticé Ciridongo y era un señor que vivía en la calle y que diario, por las mañanas y muy feliz, hacía el recorrido desde el metro Allende (donde pernoctaba) hasta la glorieta de la Diana para dedicar una puñeta a las redondísimas nalgas de la Diana. Rutina que se echó a perder cuando la Liga de la Decencia hizo que le pusieran un taparrabo a ese culo magnífico.

Y ya. El resto de mis participaciones en Metatextos fueron cumplidoras y pura basura.

martes, julio 26, 2011

La resbaladilla del gobierno de Felipe Calderón

Consideren, avezados lectores, el siguiente spot del gobierno federal echando autobombo a su estrategia de lucha contra el narcotráfico:

Una pareja (llamémosla la srita Chones Quietos y el sr Choya Aguada) están enterándose vía radio de que la Policía Federal ha detenido a José Jesús Méndez alías “El Chango”, líder de la organización criminal La Familia. Ante la noticia el sr Choya Aguada señala una obviedad:

- Las cosas están mal.

La srita Chones Quietos, poseedora de un optimismo rebuznante, dice:

- Estaríamos peor si nadie le hubiera entrado a detener al crimen organizado.

- ¿Será? - dice el sr Choya Aguada.

- Claro - dice la srita Chones Quietos. - Estos desgraciados estarían controlando todo el país.

- Pues no lo había visto así - dice el sr Choya Aguada.

- Yo estoy convencida de que si el gobierno se mantiene firme vamos a vivir en un México seguro.

Fin de spot.

Ahora veamos dónde está la resbaladilla. Juntemos en una sóla frase las premisas de la srita Chones Quietos.

"Estaríamos peor si nadie hubiera encarado el crimen organizado pues ahora esos desgraciados estarían controlando todo el país."

(Se entiende por "esos desgraciados" a los criminales como el Chango no a la caterva de idiotas que actualmente ocupa puestos en el gobierno).

La falacia de la pendiente resbaladiza consiste en establecer una premisa A (precedente) que admite como consecuencia a Z. El argumento falla porque omite establecer los hechos de cada punto de la cadena que lleva de A a Z.

En este caso, aunque el argumento de la srita Chones Quietos suene razonable no es válido, pues falta evidencia que respalde las premisas hechas, es decir no hay hechos que apoyen que para concretar el ficticio país criminal de la srita Chones Quietos sea condición única y necesaria "que nadie le entre a detener el crimen organizado". Tampoco queda claro cómo se llega a la utopía de un México más seguro a partir de la firmeza del gobierno, sólamente. Ambos panoramas, el deseable de un México seguro, y el indeseable de un país controlado por criminales, ocurren en un proceso dinámico en el que intervienen más factores que sólo la firmeza de un gobierno.

Además es una mentira del tamaño de una casa que antes de Felipe Calderón no existiera alguien "entrándole a detener el crimen organizado".

Si de lo que se trata es imaginarse utopías gratuitas ahí va la mía. En un futuro no muy lejano, en todas las escuelas primarias del país habrá una materia obligatoria (después de que los chamacos pasen cuatro horas seguidas haciendo matemáticas) llamada Pensamiento Crítico. En esa materia pasarán los spots del gobierno federal actual y los niños reirán diciendo "qué gente tan pendeja la que se tragaba esos cuentos".

martes, julio 05, 2011

Dos directores + una rola para llevar

"Una orquesta es una crisis permanente."

Esa frase no es mía. Es de Eduardo Álvarez, el director de la Orquesta Filarmónica de Acapulco y se la oí decir en una plática previa a un concierto navideño que dió en el Teatro Ocampo de Cuernavaca. Con ella ilustraba los mil problemas que se deben resolver para que decenas de músicos, todos con cuitas y broncas personales, se sienten ante su instrumento y realicen una de las pocas actividades humanas que se merecen ese nombre: hacer música, juntos.

También es el leitmotiv de una película reciente que he visto 4 veces y cada vez me ha gustado mucho. Se llama El Concierto (aquí le pusieron El Gran Concierto, ha de ser porque el encargado de poner título a las películas para la cartelera nacional tiene el cerebro -y el pito- diminuto).

La trama de la película es simple y efectiva. Quien haya visto el trailer ya sabe de qué va. Un exdirector de orquesta que trabaja de conserje en el Bolshoi de Moscú ve la oportunidad anhelada de volver al escenario al interceptar una invitación de el prestigiado Chatelet de París y decide ensamblar a su antigua orquesta desperdigada a lo largo de Moscú (el concertino es un gitano que todo compone, la que toca el clarinete es cuidadora en un museo de historia natural, los fagots venden verduras, el de la flauta musicaliza videos porno, el primer chelista -y comparsa del protagonista- es chofer de ambulancia). Con la ayuda de un ex-KGB filocomunista que hace de manager suplantan a la orquesta del Bolshoi y vuelan a París para tocar el concierto para violín y orquesta en D mayor Op 35 de Tchaikovsky, interpretación que 30 años antes el régimen de Brezhnev interrumpió.

Cuando le preguntan por la solista, el director elige a una virtuosa violinista parisina. En el momento climático de la película -el concierto de Tchaivovksy en El Chatelet, a donde llegan después de muchos tropiezos- se revela que la solista está más relacionada con los músicos eslavos de lo que se pensaba.

En la película, el director de orquesta Andrei Filipov, es famoso por haberse opuesto a la decisión de Brezhnev de limpiar la orquesta del Bolshoi de músicos judíos 30 años antes.

Esa característica del protagonista de oponer la música y su obsesión por "alcanzar la armonía perfecta" a un regimen totalitario no son ficticios. Conozco al menos un director de orquesta que también era así: Wilhelm Furtwängler.

Si buscan en internet se van a encontrar largas polémicas sobre el colaboracionismo nazi de Furtwängler. Hay quienes dicen que era nazi de clóset (cuando después de la guerra fue nombrado director de la Orquesta Sinfónica de Chicago, músicos como Rubinstein amenazaron con boicotear la orquesta), otros en cambio dicen que no dejó la Alemania nazi para quedarse a proteger a sus músicos judios del 3er Reich.

En su juicio de desnazificación Furtwängler manifestó:

"Sabía que Alemania estaba en una crisis terrible. Me sentí responsable por la música alemana, y fue mi objetivo que sobreviviera a esta crisis. La preocupación de que mi arte se usara como propaganda tuvo que ceder a la preocupación mayor de que la música alemana se preservara, que la música fuera interpretada a los alemanes por su propia gente. Esta gente, compatriotas de Bach, Beethoven, Mozart y Schubert, tenía que vivir bajo el control de un regimen obsesionado con la guerra total. Nadie que no haya vivido aquí en aquellos días puede juzgar cómo fue.


¿Acaso Thomas Mann [crítico de las acciones de Furtwängler] cree realmente que "en la Alemania de Himmler" uno no debería tocar a Beethoven? ¿No se da cuenta que la gente que necesitaba más oir a Beethoven y su mensaje de fraternidad y libertad, era precisamente el pueblo alemán que vivía bajo el terror de Himmler? No me arrepiento de haberme quedado con ellos."
De acuerdo a una nota biográfica de Antonio Muñoz Molina que hallé en una reproducción de la 9na Sinfonía de Beethoven "Furtwängler dedicó toda su vida a la exploración e interpretación de la Novena de Beethoven, obra que dirigió en 96 ocasiones." De esas se conservan grabadas diez, entre ellas la que dirigió en Lucerna el 22 de agosto de 1954.

Quienes estén familiarizados con la Novena encontrarán la interpretación de Furtwängler en Lucerna lenta, contemplativa y con una calidad evocativa asombrosa. En mi caso superó cualquier otra interpretación (hasta las que he oido en vivo). Dice Muñoz Molina que "la de Lucerna fue para Furtwängler la mejor interpretación de su vida de una obra que amaba profundamente."

No exageraba.

Para que aprecien esto último a continuación les dejo un link para que se les encuere el chino oyendo el 4to movimiento de la 9na de Beethoven como la tocó Furtwängler en Lucerna en 1959 con la Orquesta Philarmonia. Pongan atención al final (a partir de 23'35'') para que sientan en sus mismísimas entrañas lo que quiere decir la palabra prestíssimo.

domingo, julio 03, 2011

Frases para decir en Marte

Alguien en la revista New Scientist tuvo una excelente idea, que yo imagino que se concretó de la siguiente manera:

- ¿Y si rifamos este pisapapeles?

- Ese no es un pisapapeles, es una piedra marciana.

- Pero está encima de todos estos papeles.

- Bueno, entonces es un pisapapeles marciano.

- Como sea, rifémoslo.


La rifa, abierta del 18 al 31 de mayo, consistía en proponer a la revista New Scientist, en 140 catacteres o menos -un tuit, pues- la frase que debería decir la primera persona en poner pie en Marte.

Ahora bien, quizá haya quien esté pensando:

"Ah chingá, ¿cómo es que están rifando una piedra marciana ANTES de que alguien ponga un pie en Marte? ¿Cómo hicieron para conseguirla?"

La respuesta es simple y asombrosa: cayó del cielo.

A continuación cito a Colin Pillinger, experto en meteoritos marcianos y el encargado de autentificar la piedra rifada:

"Tenemos un notable recurso [de muestras marcianas] en forma de fragmentos de rocas que fueron expulsadas de la superficie de Marte por un impacto de asteroide, y que terminaron aterrizando en nuestro planeta miles de años más tarde. Conocemos más de 90 de esos meteoritos marcianos, aunque algunos provienen del mismo objeto que se desintegró en la atmósfera. Muchos de ellos se han recobrado en desiertos del norte de África, incluyendo el NWA 2975 - fragmento del cual, New Scientist ofrece como premio.

Sabemos que estos fragmentos vienen de Marte, porque todos los meteoritos contienen pistas de sus orígenes. En su interior hay unas pequeñas bolsas de vidrio formadas durante el impacto del asteroide, que contienen cantidades minúsculas de gas. Mediciones de la composición de ese gas son coincidentes con el análisis de la atmósfera marciana de las misiones Viking a Marte en los 1970's - descubrimiento que confirmó por primera vez que algunos meteoritos encontrados en la Tierra provienen de Marte.

Otro indicador del origen de un meteorito es su contenido de abundancia relativa de tres isótopos de oxígeno -oxígeno-16, oxígeno-17 y oxígeno-18- en los silicatos que los contienen. Debido a que la abundancia relativa de estos isótopos varía a lo largo del sistema solar, es posible establecer si un meteorito viene de la luna, del cinturón de asteroides o Marte. En la Universidad Abierta, inventamos un método en el que usamos un láser para derretir los silicatos del meteorito en presencia de químicos que liberan oxígeno, y así hacer mediciones muy precisas de los isótopos. Los meteoritos de Marte tienen un ligero exceso de oxígeno-17. Y fue así como autentificamos la piedra de rifadora.
Pues bien, New Scientist recientemente ha anunciado la frase ganadora. Aunque nadie va a poder estrenarla en un buen rato pues, de acuerdo al Programa de Exploración a Marte, hasta la década de los 20's de este siglo la NASA y la ESA apenas estarán resolviendo el problema de traerse muestras de allá en misiones no tripuladas.

Como sea, al respecto de las frases envíadas, los editores de New Scientist dicen (acá el link, disponible por 5 días y por registro):

Recibimos 3592 entradas para la competencia. Un tema recurrente se expresó en las 54 variaciones de "Un pequeño paso para la mujer, un salto gigante para la humanidad". Hubo media docena de variaciones de "Trágate esta, Neil Armstrong" y casi tantas correcciones gramáticas al anuncio lunar de Armstrong.

Nos gustaron muchas de las entradas menos convencionales: Noelia Gonzalez de España, una de nuestras finalistas, sugiere: "Toto, creo que ya no estamos en Kansas." Ken McGowan de Canada, también finalista, propuso "Ahora, por primera vez en la historia, hay una cara en Marte" y el finalista Paul Leese de Sudáfrica mandó "Esa fue una simulación de nomamar Houston. ¿Dónde esta la puerta de salida?"

También hubo entradas que buscaban cambiar la cara del planeta, como la de Martin Bancroft de Estados Unidos "Una pequeña fuga de metano de un humano, y un paso gigante hacia la terraformación de este planeta."

Después de un enorme esfuerzo como jueces, declaramos a Richard Robinson, el ganador, con "¡Saludos, habitantes de Marte! Les traigo obsequios. ¡Mil millones de bacterias de todo tipo ¡Disfruten!"
Para que vean que no exagero cuando digo que las bacterias son la forma de vida dominante de este planeta.

pd. La piedra mentada pesa 1.75 gramos, así que no se vayan a ir de aquí pensando que sirve muy bien de pisapapeles.