martes, enero 03, 2012

Bah! Humbug! con la navidad y con tus percepciones

Bah! Humbug! es la frase que encuentro más notable de Un cuento de Navidad de Charles Dickens. La usa Scrooge para declarar que la Navidad es un grandísimo y sobrevendido sinsentido.




Cada vez que George C. Scott dice Humbug! uno debe responder ¡Eso chinga!


Hay otra parte en la obra de Dickens donde Scrooge se echa un diálogo escéptico, cuando Jacob Marley va a advertirle:
"Tú no crees en mi" dijo El Fantasma.

"No" dijo Scrooge.

"¿Que evidencia quieres además de la que ya te dan tus sentidos?"

"No sé" dijo Scrooge.

"¿Por qué dudas de tus sentidos?"

"Porque" dijo Scrooge, "muy poco los afecta. Basta un ligero desorden en el estómago para que sean tramposos. Tú podrías ser un trozo de carne mal digerido, una untada de mostaza, una migaja de queso o una papa cruda. ¡Hay más de salsa de carne que carne de tumba en tí, lo que sea que seas!"
Después de esto el fantasma pega un grito, Scrooge se espanta y la historia comienza a echarse a perder junto con un buen personaje.

Como sea, Scrooge está bien y mal en lo que le contesta al fantasma de su socio Marley. Hace bien en dudar de sus falibles sentidos, pero se equivoca al decir que con un desorden en las tripas éstos se vuelven tramposos. Los sentidos de uno todo el tiempo son tramposos.

3 comentarios :

Oyieth dijo...

Ah, ¿pero hasta que punto podemos admitir ser engañados por nuestras percepciones?
Me haces pensar en esto http://dresdencodak.com/2011/04/19/dark-science-09/

La Lupe dijo...

A mí me encanta esta historia de Dickens y la versión de George C. Scott es fabulosa :)
Ese diálogo con el fantasma de su ex-socio me dió mucha risa :)

Héctor Coronado dijo...

Eso que dice Oyieth es interesante. Resulta mala idea ponerse a dudar de los sentidos de uno si vas en moto y ves un agujero en el suelo. Pero sí resulta buena idea si estás llega alguien y te dice que en una mancha en la pared se ha manifestado jesús.