miércoles, diciembre 12, 2012

Santa Virgen de los Lampareados

Desde que me pitorreé de las imbestigaciones (imbestigaciones: afanes magufos por torcer la realidad para que se adapte a explicaciones imbéciles) que se han hecho a las chingiñas de la Virgen de Guadalupe he recibido comentarios de gente muy devota.

De esos, el que encuentro más destacable es este que cito a continuación (el enfasis en itálicas es mío):

Antes de hacer un blog de un tema deberían informarse primero y no sacar conclusiones ilógicas y sin fundamento. Yo les aseguro que Tonsmann sabe perfectamente bien lo que es la paraedolia mejor quee cualquiera de nosotros. Además las conclusiones de este científico han sido avaladas por más de un veintenar de oftalmólogos y otros tantos más científicos de diversas áreas. Ahora, para esclarecer un poco el motivo del cual a este fenómeno se lo considera misterio, pondré a entrever los siguientes datos...

1. las figuras humanas que aparecen en la Guadalupana no sólo se ven en un ojo, sino que también se ven "todas" en el otro ojo guardando la misma forma y posición en ambos ojos y en relación a como sería un reflejo normal en ojos reales. Aquí queda descartado que sea paraedolia.
Espero que esto aclare un poco lo que nos quiso decir jesusbrea en su comentario y que al parecer controlzape no supo responder por desconocer el tema.

2. El supuesto Voldo que todos vieron, fué la primera imagen descubierta en los ojos de la virgen y se trata de un personaje barbado que se piensa era un noble español. Al igual que las otras figuras, éste también se encuentra reflejado en ambos ojos.

3. La relación que hay entre la perspectiva de cada personaje está perfectamente ubicada a cómo debieron estar éstos personajes en el momento en que fueron capturados en la impresión de los ojos de la virgen, esto está perfectamente avalado y documentado por expertos en pintura y arte, y ellos mismos aseguran que sería prácticamente imposible lograr éstos en una pintura tan pequeña. Así es que no es que las cabezas de los españoles sean más grandes, es solo que los ojos son cóncavos y es por eso es que da ese efecto.
PD Esta aclaración es en respuesta a lo que mencionó perecle

4. Algo muy importante que nuestro desinformado bloggero no menciona, es que los ojos de la virgen reaccionan a la luz de los oftalmólogos que la han revisado además observaron que tienen profundidad tal y como si fueran ojos reales y vivientes y por tal motivo cada reflejo de las imágenes humanas se ve tres veces en cada ojo, tal y como lo hace un ojo real ((este fenómeno se llama Samson-Purkinje)). Ese efecto es imposible de lograr en pintura o fotografía alguna. Esto hace también de sus ojos un fenómeno inexplicable.
Podría darles muchas evidencias y observaciones respaldadas en documentos y archivos científicos pero para ello tendría que hacer un blogg mucho más complejo que este, el cual parece sólo fue escrito al aventon sin antes hacer una verdadera investigación. Pero no lo creo necesario ya que hay muchos libros y documentos que nos informan de todo esto de una manera objetiva y seria. Les recomiendo leer mucho antes de escribir cosas de las cuales desconocen y lo único que logran es manifestar su ignorancia quedando en ridículo ante las personas que si conocemos del tema.

De lo que resalté colijo que de esas supuestas pruebas echando "luz de oftalmólogo" a sus ojos "vivientes", la Virgen de Guadalupe quedó así:



Por lo que propongo que de ahora en adelante se le conozca como la Virgen de los Lampareados.

pd. No he recibido tantos comentarios en este otro análisis de las imágenes en los ojos de la Virgen. Yo creo que eso se debe a que los más devotos van corriendo a hacerse una puñeta que los deja en un estado mental propicio para la reflexión y para evitar insensateces.

martes, diciembre 04, 2012

Si esta es su oposición a un presidente idiota y a un partido con historia de gran corrupción, estamos jodidos

El sábado de la investidura presidencial del analfabeto Enrique Peña Nieto, iba yo por la tarde caminando por Reforma, de la Diana rumbo a la Alameda. En el trayecto, entre Insurgentes hasta Juárez, miré los vidrios rotos de cajeros automáticos y fachadas de algunos changarros. A veces me encontraba con pedazos amarillos de plástico que antes habían formado parte de algún semáforo. Había policías y granaderos resguardando los boquetes más prominentes, mientras empleados barrían los vidrios y colocaban cintas para impedir el paso. No era yo el único peatón en las aceras, había varios caminando y sacando fotos a los destrozos.

Al llegar a la Alameda -que había ido a mirar más temprano a las 10 de la mañana ese mismo día- ví el mármol recién albeado del Hemiciclo a Juárez pintarrajeado con consignas, lo mismo la fuente de Neptuno. Ésta tenía un texto que decía "Cronopio en combate".

- A ese cronopio me gustaría conocerlo para meterle su lata de pintura por el culo junto con las obras completas de Cortázar - pensé.

Ese día en la mañana, por Juárez, había visto a algunos centenares portando banderas y pancartas en señal de oposición a Peña Nieto. Caminaban tranquilos por Juárez rumbo al Zócalo. Frente a la Alameda, en la acera del Museo de la Memoria y la Tolerancia había visto a mujeres colgando de unos hilos unos trapos bordados que consignaban nombres y circunstancias de víctimas que habían muerto durante los años de la presidencia de Felipe Calderón y su afán de erradicar la violencia relacionada al narcotráfico, con más violencia a lo pendejo.

En las horas matutinas que digo en el último párrafo, no habían comenzado aún los disturbios que varios medios consignaron con distintos grados de histeria, lo mismo que varios fulanos en twitter durante el medio día, la tarde y la noche. Lo mismo que algunos autoproclamados censores de la indignación nacional que cacareaban que había que estar ofendidos más que por los vidrios rotos y las pintas a monumentos recién restaurados, por las muertes producto de la violencia arreglanada del calderonato. Esos mismos señalaban también que había que pararse de pestañas por las detenciones arbitrarias efectuadas con más violencia que seso por parte de las autoridades locales, contra manifestantes, mirones y provocadores sin discriminar.

"Se les olvidó decir que el agua moja" - pensé.

Al momento de escribir estas líneas, no queda claro aún si la violencia fue traída como producto con el fin de desprestigiar la manifestación en oposición a Peña Nieto, o si se gestó y brotó como odio popular sin cauce ni control. Hay sin embargo, ya indicios de que fue lo primero.

En el noticiero de Carmen Aristégui, oía a Lorenzo Meyer decir "¿esto a quién perjudica?", en su análisis decía: "pues a toda la izquierda" que es la que se manifestaba en contra de una investidura presidencial que a varios nos parece retrógrada.

Con todo hay una postura que si me queda clara a casi 4 días del mitote: si las manifestaciones de oposición se desbalagan por algunos infiltrados a la batallón Olimpia, algo está muy mal en la organización de las manifestaciones.