lunes, noviembre 25, 2013

El subjuntivo en pretérito imperfecto del verbo Haber y algo de cosmología

Yo (terminando de contar cualquier barbaridad): ... y entonces si no se hubiera acabado mi provisión de clavos para mi bat con clavos, uds no estarían aquí.

Interlocutor (ansioso de repetir la siguiente tontería): El hubiera no existe.

Yo: ¿Tú eres de esa gente que no concibe otra cosa fuera de su provincia de un volumen de Hubble, verdad?

Interlocutor: ¿... Eh?

Yo: Sí, eso mismo pensé.

Y por cosas como el diálogo anterior, avezados lectores, mi lista de gente con la que puedo platicar a gusto va disminuyendo más rápido de lo que el Universo se está expandiendo.

Terminaré como un ermitaño gruñón. Ya me ví. Según mis cálculos en 3... 2...

2 comentarios :

Master of Doom dijo...

Kudos!!!

Daniel Cortés dijo...

Jajaja. Pues a mí me caes bien. Es divertido ser ermitaño gruñón.