jueves, noviembre 14, 2013

La pared

En la chamba tengo una computadora que parece pared, para realizar mis labores computitas. Es una Acer Veritron, lenta, fea y a la que se le va la onda a cada rato. Usarla me provoca los mismos efectos que oir una canción de Mercedes Sosa. Es decir, sopor y fastidio.

Su característica más notable es que es puro monitor. Creo fue fabricada por investigadores que han de haber estado queriendo romper algún record de reflectancia. Sus esfuerzos, exitosos, me permiten contemplar mis pestañas, mis orejotas, mis greñas y las luces de dos pasillos detrás de mí con gran nitidez. Todo el tiempo.

Si quiero poner atención a lo que estoy escribiendo debo hacer ejercicios de adivinación.


La principal virtud que le hallo a este armatoste es que me defiende de los estornudos de los cogüorkers moqueantes que se sientan frente a mí.

ps. ¿Esperaban una bosta de proporciones wikipédicas que reanudara las publicaciones periódicas de este blog pitero? Si es así, se equivocaron de dirección gente.

1 comentario :

Culimocho dijo...

Hay que aplaudirles a los de Acer que hicieron un espejo que no se rompe con tu reflejo... a ver cuanto tiempo aguanta.