miércoles, junio 11, 2014

Blasfemia de puesto de quesadilla

El fin de semana pasado fui a subirme al Nevado de Toluca en bola. Cuando bajamos con hambre dispuesta para zamparnos un chivo, entramos a uno de los changarros especializados en servir comida en sope o envuelta en tortilla o quesadilla.

Ahí me encontré esto.



Las mejores oportunidades para pitorrearme de creencias religiosas no han venido de los aburridos revires de ateos furiosos. Esas oportunidades suelen venir de la mano de la gente devota (como ya lo he ilustrado en otra ocasión).

Mientras esperaba una quesadilla de chorizo verde, le dediqué un pie a esa imagen piadosa.

Virgen: A ver, mijito, estira bien los brazos para medirte el sueter.

Jesús: Pero mamaaaá...

Virgen: Que los estires bien, dije.

No hay comentarios. :