miércoles, mayo 13, 2015

Hago los cactus como cebollas peludas


Me dio la gana retomar el dibujo diario. Al igual que cocinar, nadar, o pararme de manos y dar maromas, encuentro que es una actividad que exige concentración y dedicación tales que mientras la ejecuto se me olvidan las ansias que tengo de hacer arder el mundo.

Además, el dibujo sirve para descubrir peculiaridades en la percepción de los objetos. En este caso, por ejemplo, descubrí que lo que todo mundo ve como un cactus yo lo veo como cebolla peluda.

No hay comentarios. :