lunes, agosto 17, 2015

Charlie Hebdo y las tetas de la azafata

Recién leí que hay varios ofendidos por la siguiente portada de Charlie Hebdo, revista cuya existencia no conocería yo sino fuera por la solidaridad mundial que hubo a raíz de sus caricaturistas asesinados, hace varios meses por fundamentalistas.


De acuerdo a esta nota de Etcétera la portada fue motivo de indignación, ahora en contra de la revista. La portada salió a raíz de los pedazos de avión que cubría el vuelo de Malaysia Airlines M-370 desaparecido, y que recién se encontraron en la isla Reunión, al este de Madagascar.

Pues bien, sí me queda claro que hay diferencia entre los espumarajos que echan los familiares de pasajeros o tripulantes desaparecidos en el vuelo malayo contra la mentada portada y los espumarajos de fundamentalistas que se paran de pestañas cada que alguien dibuja a Mahoma: unos intentan hallar consuelo a una pérdida real y los otros tienen consigna de condenar lo que no le cuadre al jerarca religioso en turno.

No obstante esa diferencia, este me parece otro caso más de gente que está muy dispuesta a defender la libertad de expresión y la sátira mientras el tema no sea de algo que los afecta personalmente. También creo que si la sátira no se puede hacer sobre lo que sea y la condenan limitando su ámbito, entonces se merecen todas las mordazas que la autoridad les quiera y pueda poner, gente.

pd. Por otra parte, la sátira de Charlie Hebdo está lejos de ser lo corrosiva que dicen que es: la portada podría consistir en la mano del copiloto agarrada del pito del piloto. ¿Para qué hacer sátira con los estereotipos sexuales de siempre?

Novatos.

No hay comentarios. :